Entre las muchas increíbles verdades reveladas en la Biblia, una de las más maravillosas, y ciertamente la más ignorada, es la verdad acerca del verdadero día de reposo establecido por Dios, a saber, el sábado. Se puede mencionar que este tema es un verdadero tesoro de las Sagradas Escrituras.

La tradición popular, desde más de 300 años después de Cristo (mediante el Edicto del enperador romano Constantino en el año 321) y propagado desde entonces a través de practicamente todas las iglesias cristianas del mundo, enseña que el día de resposo y adoración, es el domingo – el primer día de la semana -. Curiosamente, el domingo no aparece como día de adoración en ninguna parte de la Biblia. Es simplemente una tradición, y la gente la ha sumido como una orden divina. Es por cosas como ésta que el Señor Jesús hizo esta declaración: “Este pueblo de labios me honra; mas su corazón está lejos de mí. Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres.” – S. Mateo 15:8, 9

La Biblia enseña claramente que el día santo de adoración y reposo establecido y santificado por Dios desde el mismo principio en la semana de la creación (Génesis 2:1-3), es el sábado, o séptimo día de la semana (ver cualquier calendario para distinguir que el séptimo día es el sábado, y no el domingo). Esta es la razón por la cual nos congregamos a adorar a Dios el día sábado; sencillamente porque así lo ordena Dios en la Biblia desde el mismo principio, y lo reitera en los Diez Mandamientos (Exodo 20:8-11). Este fue el ejemplo que nos dejó Jesús, quien hasta su misma muerte honró el sábado, y asimismo lo hicieron sus discípulos.

La enseñanza bíblica acerca del sábado como día de adoración es sólo observada entre la cristiandad por los Adventistas del Séptimo Día, los Bautistas del Séptimo Día, y un puñado de pequeñas denominaciones independientes o no-denominacionales.

Seguidamente te presentamos un estudio serio, profundo y responsable que te permitirá comprender en toda su magnitud, la grandeza del sábado a través de la Biblia, desde el Génesis hasta el Apocalipsis, desde la creación del mundo hasta los tiempos apostólicos, y en la iglesia cristiana durante los primeros siglos después de la muerte de nuestro Señor Jesucristo. Aprenderás también cómo ocurrió el cambio efectuado del sábado al domingo por el emperador Constantino (321 d.C.) durante la supremacía del imperio romano, asumido y conservado como tradición por la iglesia Católica Romana por 17 siglos, y seguido luego y hasta hoy por casi todas las iglesias del mundo.

Te invitamos a realizar este viaje de descubrimientos que -te prometo- van a dejarte sorprendido.

Abajo puedes ver la serie de títulos que te invito a considerar:

LA VERDAD ACERCA DEL SABADO